Skip to main content

Todos hemos visto los titulares de revistas que promueven las últimas formas de lidiar con el estrés. El estrés es una parte significativa de nuestra sociedad moderna y cada vez es más común. Es algo que todos hemos conocido, presenciado y sentido. El Instituto Nacional de Salud Mental define el estrés como una respuesta física o mental a una causa externa. Puede ser una situación única o temporal, repetirse con frecuencia o persistir durante mucho tiempo. [1] 

¿Qué podemos aprender de los pensamientos y sentimientos estresantes y cuáles son algunas formas de manejar la ansiedad que a veces se presenta como resultado? El punto de partida es determinar qué está contribuyendo al estrés crónico y la ansiedad. ¿Son los factores contribuyentes mentales, físicos o ambos? Una vez que tengas la respuesta a eso, tu camino hacia la restauración de la salud, tanto mental como física, se volverá mucho más claro. 

FORMAS SALUDABLES Y SENCILLAS DE AFRONTAR EL ESTRÉS MENTAL  

En la atención quiropráctica, abordar las “3 T” es fundamental para restaurar la salud. El concepto de “traumas, toxinas y pensamientos” aborda cómo el estrés altera la capacidad del cuerpo para funcionar e impacta muchos aspectos de la salud. La categoría de “Pensamientos” refleja la importancia de nuestra mentalidad en nuestro estado de salud. Varios estudios han confirmado los beneficios para la salud de mantener una buena actitud. [2] 

Si bien elegir una perspectiva optimista es fácil para algunos, para otros puede requerir algo de ayuda. Esa ayuda puede provenir de un amigo, entrenador, terapeuta con licencia o consejero. Si bien usamos el término “pensamientos” aquí, entendemos que el trauma mental o el trastorno de estrés postraumático pueden requerir la ayuda de un profesional con licencia. 

Aquí hay cinco formas sencillas de hacer frente al estrés mental. 

1. CREA UN PLAN DE SALUD MENTAL

Descubrir cuál es tu mejor camino a seguir puede requerir adquirir nuevos hábitos y probar nuevas estrategias. El objetivo es el mismo, sin importar el enfoque utilizado para lograrlo, así que pregúntate a ti mismo: ¿esto me ayudará a restaurar mi salud? Si no es así, no te rindas; inténtalo de nuevo. Una mentalidad saludable tiene un impacto significativo en muchas áreas de la vida, desde las relaciones hasta la salud física y simplemente disfrutar de la vida. Tómate el tiempo para descubrir tu camino hacia adelante. 

2. MEJORA TU ALIMENTACIÓN MENTAL

Hay un dicho popular entre las personas exitosas:

Eres más influenciado por tus cinco asociados más cercanos y los libros que lees. 

¿Qué te afecta mentalmente? ¿Quién o qué está influyendo en tu vida y te está aconsejando? No comemos comida chatarra y esperamos tener un cuerpo nutrido y funcionando óptimamente. ¡El cerebro funciona de la misma manera! Asegúrate de asociarte con personas positivas y de mentalidad similar que puedan animarte y apoyarte. Lee materiales que te desafíen y te ayuden a crecer. Cuando consideres que el aporte mental es tan importante como el aporte físico, comenzarás a ver una perspectiva más saludable brillar. 

3. NO SUJETES EL TELÉFONO:

Cuando los teléfonos inteligentes salieron por primera vez, la gente asumió que serían mucho más productivos y trabajarían menos horas. Lo contrario es cierto. Ahora, la mayoría de las personas sienten que están disponibles las 24 horas del día y no pueden dejar el teléfono a un lado. El constante sonido del teléfono aumenta tus niveles de adrenalina y cortisol. El aumento de estas hormonas puede generar la sensación de estrés constante. Muchos estudios han relacionado el uso de teléfonos inteligentes con problemas de salud mental. [3] 

4. CAMINANDO BAJO EL SOL:

Algunas de las mejores medicinas siguen siendo el aire fresco y la luz del sol. Tomarse un descanso para salir al aire libre, estirar las piernas y llenar los pulmones de aire fresco puede hacer maravillas para la salud mental. Un cambio de escenario y algo de actividad física pueden aportar claridad y perspectiva, reduciendo el estrés para que puedas ser más productivo y concentrado cuando regreses a tus tareas. Ensuciarse también ayuda a fortalecer las respuestas inmunológicas de los más pequeños. Haz de salir al aire libre una prioridad para tus hijos y anímalo a jugar en el barro. 

5. DA GRACIAS Y RECUERDA:

Recientemente, se ha prestado cada vez más atención al papel que desempeña la gratitud en la salud mental. Los estudios demuestran los cambios en el cerebro con tan solo dedicar unos minutos diarios a la gratitud. [4] Puedes usar un diario preimpreso o tomar unos minutos al final de tu día para reflexionar sobre los eventos, las personas y las cosas por las que estás agradecido/a en un simple cuaderno. Mantener un registro para poder revisarlo en el futuro a menudo ayuda a las personas a superar momentos difíciles. 

BONUS: ALGUNAS OTRAS TÉCNICAS  

Estas están lejos de ser las únicas formas en las que puedes superar el estrés. Las personas suelen decir que la risa es una buena medicina. ¡No se equivocan! La respiración profunda, las relaciones saludables, deshacerse de la báscula del baño y apagar las pantallas son otras buenas opciones para superar el estrés mental y emocional. 

MANEJAR EL ESTRÉS Y LA ANSIEDAD PROVENIENTES DE TRAUMAS Y TOXINAS  

La definición de estrés proporcionada por los NIH (Institutos Nacionales de Salud) mencionada anteriormente es un buen comienzo. Pero a veces podemos pasar por alto o subestimar el estrés que proviene de otras fuentes, como el trauma físico y la exposición a toxinas. Cuando se tienen en cuenta estos factores estresantes, manejar el estrés y la ansiedad de manera exitosa puede estar más cerca de lo que piensas. 

¿Y QUÉ HAY DE LAS ENFERMEDADES MENTALES?

Hay momentos en los que un desequilibrio de neurotransmisores, los mensajeros químicos en el cuerpo, puede causar estrés emocional, enfermedades mentales y ansiedad. Es fundamental realizar pruebas adecuadas para tener una mejor idea de lo que está afectando la mente y el cuerpo. Por lo general, los psiquiatras utilizan un método de prueba y error para determinar el medicamento adecuado y la dosis. Este enfoque experimental puede generar aún más estrés mental y físico y empeorar las cosas. Algunos de los efectos secundarios de estos medicamentos son los mismos síntomas peligrosos que la persona desea abordar. Con pruebas adecuadas, podemos llegar a la raíz del problema y abordar los factores contribuyentes en lugar de simplemente enmascarar los síntomas. 

EL TRAUMA FÍSICO Y EL ESTRÉS  

Un desequilibrio de neurotransmisores no es la única causa de estrés mental. El dolor y la disfunción sistémica crean estrés en el cuerpo, lo que a su vez afecta la salud mental. Cuando no te sientes bien o lidias con enfermedades crónicas y dolor, la interrupción en tu vida diaria puede provocar estrés mental y ansiedad. La salud a menudo se puede restaurar con pruebas adecuadas y apoyo. A veces, algo tan simple como un ajuste quiropráctico para el dolor o un plan de restauración de la salud para aliviar el malestar dentro del cuerpo puede marcar la diferencia. 

TOXINAS Y ESTRÉS  

Las toxinas en nuestro entorno también pueden causar estrés mental y físico. Los productos químicos tóxicos pueden ocultarse en productos de limpieza del hogar, pesticidas y herbicidas, e incluso en conservantes de productos frescos. Incluso los alimentos saludables pueden causar una reacción tóxica dentro del cuerpo si son alérgenos. La mejor manera de manejar el estrés causado por las toxinas es reducir la exposición en primer lugar. Asegúrate de buscar productos de limpieza del hogar no tóxicos, productos de cuidado personal limpios y estar consciente de posibles contaminantes en el aire y el agua. 

Comer alimentos enteros, limpios y orgánicos es un buen comienzo, pero ¿qué sucede si estás consumiendo alimentos que causan una reacción tóxica en tu cuerpo? Cuando consumes un alérgeno, estás desencadenando una respuesta inmune. Si esto ocurre con regularidad, la reacción del cuerpo podría volverse agotadora y llevar a estrés físico y mental. Muchas personas reconocen que no se sienten bien después de comer, pero no siempre pueden identificar qué alimentos están causando esa reacción. 

Algunas partes de la respuesta inmune pueden retrasarse hasta 21 días (aproximadamente tres semanas). Sin duda, eso dificultaría identificar el desafío. Por eso es tan importante realizar pruebas de alergia y evitar los alérgenos. Es otra forma saludable de lidiar con el estrés. 

TRASTORNOS DEL ESTADO DE ÁNIMO Y FORMAS SALUDABLES DE AFRONTAR EL ESTRÉS 

En el mundo actual de “especialistas”, a menudo queremos separar la mente del cuerpo. Sin embargo, cada vez más literatura científica respalda la conexión entre la salud física y mental. Ambos desempeñan un papel en la salud general y tienen un impacto significativo el uno en el otro. Puede ser un ciclo confuso, similar al escenario de “¿Qué fue primero, el huevo o la gallina?” ¿Qué afecta a qué? La respuesta es ¡”ambos”! Cada uno afecta al otro. Uno puede haber iniciado el ciclo y causado una reacción primero. Pero para tener una salud y función óptimas, ambos deben recibir apoyo. 

Si tú o un ser querido están lidiando con trastornos del estado de ánimo o un estrés debilitante, comunícate hoy mismo con una clínica de Wellness Way para determinar los factores que contribuyen a ello. Luego podrás comenzar tu camino hacia el bienestar, tanto físico como mental. 

STAY CONNECTED TO WELLNESS

Subscribe to our newsletter for health tips & updates.

+30k
Join the community

Disclaimer: This content is for educational purposes only. It’s not intended as a substitute for the advice provided by your Wellness Way clinic or personal physician, especially if currently taking prescription or over-the-counter medications. Pregnant women, in particular, should seek the advice of a physician before trying any herb or supplement listed on this website. Always speak with your individual clinic before adding any medication, herb, or nutritional supplement to your health protocol. Information and statements regarding dietary supplements have not been evaluated by the FDA and are not intended to diagnose, treat, cure, or prevent any disease.

Leave a Reply